28 de junio de 2022

Jugad conmigo a 'Deathtrap Dungeon' ('Laberinto Mortal') (16)

La última votación ha estado muy reñida. Más que preguntaros sobre vuestro próximo paso en un librojuego, parece que os hubiera pedido que tomarais una decisión sobre una variante especialmente retorcida del dilema del tranvía (imaginaos, por ejemplo, que fuera posible provocar que el tranvía descarrilase para evitar atropellos, pero todos los pasajeros fueran velociraptores y escapasen al descarrilar).

La desavenencia entre vosotros es patente: el 50,7 % ha votado a favor de dorarle la píldora al barón Sukumvit, y el 49,3 % restante a favor de soltarle una rica sarta de improperios. Es más, en votos brutos ha ganado la opción de insultar. Si pertenecéis al bando que prefería esta última alternativa, lo siento, pero las reglas son las que son. De algún modo tengo que fomentar los comentarios, y no puedo regalar piruletas. A no ser que os conforméis con piruletas imaginarias. ¿Queréis una piruleta imaginaria?

Ya suponía yo que no.

"Salve, barón Sukumvit", decís. "Tuya sea la gloria, y tuyo el honor".

El gesto apático del enano se torna en una mueca de desprecio. La burla tiñe su voz cuando os dice:

"Así que tenemos a una babosa pusilánime entre nosotros, ¿eh? Mi amo tiene un regalo especial para ti, sabandija asquerosa".

Vuestra reacción es inmediata:

"¿Ein?".

Inmediata y estólida.

La persiana metálica se cierra de golpe en vuestras narices.

Ay, ¿de verdad pensabais que hacer la pelota a Sukumvit era la solución a esta encrucijada? ¿Haría eso Xena, la princesa la guerrera? ¿Lo haría Valeria de la Hermandad Roja? ¿O incluso Amethea, reina de Barbaria? ¡Claro que no! ¡Echadle ovarios, corcho!

O quizá no sea cuestión de valor. Quizá vuestro error fue confundir diplomacia y educación con adulación y servilismo. Un error que, en cualquier caso, pagaréis caro.

Oís un gorgoteo por encima de vosotros, desplazándose a través del techo. El sonido es similar al que hace el agua al circular por una cañería vieja, pero a vosotros os suena ominoso y provoca que os tiemblen las canillas.

"¡SPLOOOOZE!".

Una masa viscosa y verde sale a borbotones de la oquedad del techo y se desparrama violentamente por el suelo. Por su color y consistencia, podría tratarse de Blandi Blub. Si lo es, deben de traerlo hasta aquí en camiones cisterna.

El cieno llena la habitación a toda velocidad. Cae sin parar y se extiende sin pausa. Antes de que os hagáis cargo de lo peliaguda que es vuestra situación, ya os llega a los tobillos. Si no salís de aquí cagando leches, acabará engulléndoos. ¡Ese es el destino de todos los que quedan atrapados por la Masa Siniestra!

Mucho estaba tardando en aparecer una referencia a los Masters del Universo.

Aporreáis la persiana con el pomo de la espada.

"¡Oiga, he cambiado de idea!", gritáis. "¡Sukumvit es una rata inmunda! ¡Un animal rastrero! ¡Escoria de la vida! ¡Socorro!".

Os planteáis escapar por la ventanilla, pero, aunque pudierais levantar la persiana, ¿qué haríais luego con los barrotes? ¿Roerlos? No, me temo que solo hay una salida posible...

"¿Llamar al servicio de emergencias?", os preguntáis.

No, me refería a una salida más literal que esa.

Bregáis paso a paso con el pegajoso limo hasta llegar a la puerta por la que entrasteis, aún cerrada a cal y canto. En la entrada anterior, intentasteis forzarla y no lograsteis abrirla. Es hora de usar el coco.

La emprendéis a cabezazos con la puerta.

En este momento, por el poder que me habéis otorgado, tendría que tirar los dados y superar una prueba de Destreza. Pero como aún conserváis los 12 puntos de Destreza iniciales, no hay forma de que fracaséis, saque el resultado que saque. Qué bien escogisteis los atributos, malditos.

Aun así, voy a tirar los dados por gusto. A ver qué tal.

Un 6 y un 1. No sé cómo tomarme eso.

Volvamos con vosotros.

Sacudir y menear la cabeza al ritmo de rock duro durante años, no solo os ha ayudado a desarrollar una musculatura prodigiosa en el cuello, sino que ha acostumbrado vuestro cerebro a las contusiones leves y moderadas. Gracias a eso, conseguís quebrar puerta a topetazos sin quedaros tiesos en el intento. 

"¡Ja!", reís. "¡Esa endeble, chúpate puerta!".

Por desgracia, no es descartable que hayáis sufrido daños cerebrales en el proceso.

Apartáis los trozos de madera rota con las manos y ensancháis la fisura con ayuda de vuestra espada made in Chiang Mai.

El cieno os llega casi a la cintura cuando por fin conseguís abrir un agujero lo bastante grande para escabulliros de la habitación. Con las piernas cubiertas de pringue verde, pero vivos, continuáis vuestro camino.

Admito que no estoy conforme con que os vayáis de rositas. Decidir mal debería castigarse de alguna manera. Esta me la guardo.

El pasadizo sigue hacia el norte durante un trecho considerable. De vez en cuando, hace algunas eses para despistar, pero la dirección se mantiene constante y no hay ningún desvío, a salvo de una puerta secreta que conduce al final de la mazmorra pasando por el spa, pero que no encontráis.

Delante de vosotros veis vuestra próxima prueba. A unos diez metros de donde estáis, un rayo de luz amplio y refulgente entra por un agujero del techo y se proyecta hasta el suelo.

No sabéis si serán imaginaciones vuestras o veleidades del subconsciente provocadas por una indigestión de carne especiada, pero en la luz distinguís con claridad imágenes fugaces de caretos translúcidos. Algunos pertenecen a hombres y otros a mujeres. Incluso os parece ver el rostro de una niña pequeña.

Lo habitual para dar atmósfera a una mazmorra sería que esas caras estuvieran deformadas por el sufrimiento y aullasen de dolor, pero todo lo contrario: están desternillándose de risa.

"Qué mal rollo", susurráis.

Eso pienso yo. Además, ¿qué les parecerá tan gracioso? No les habéis contado el chiste del cura y el leproso, y tampoco creo que hayan estado siguiendo vuestro patético periplo por el Laberinto.

Inquietante y perturbador.

¿Qué queréis hacer?

  • Caminar hacia la luz: Os resistís a continuar vuestro camino sin averiguar algo más sobre este extraño fenómeno. Además, no sois epilépticos ni fotosensibles, ¿qué es lo peor que os puede pasar?
  • Rodear la luz: Pegaditos a la pared y metiendo tripa si hace falta, pero sin tocar la luz, gracias.

Tenéis hasta el jueves 30 a las 12:00 CEST para votar. En Twitter podéis hacerlo aquí.

33 comentarios

  1. Esto de estar sometido a una mente colmena lamebotas me tenía muy preocupado. Al menos me alegra saber que la votación ha estado tan reñida. Al hilo de lo que comentas, recuerdo que en mis años mozos, trabajando de cara al público, ya tuve un intercambio de opiniones con algún cliente para explicarle la diferencia entre ser servicial y ser servil. Pero, dejemos las historias de abuelo cebolleta y vamos a seguir mazmorreando sin el menor sentido del ridículo. Entro en la luz para ver de que se ríen estos mangurrianes, total he visto algunos monólogos de Leo Harlem y peor no puede ser.

    PD: Muy bien acordarse de Valeria, de la Hermandad Roja, pero la grande-grande para mi es Bêlit, la Reina de la Costa Negra y el gran amor de Amra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo elegir entre Bêlit y Valeria. Las dos son grandes mujeres del mundo hiborio. Eso sí, de los relatos que escribió Howard, creo que me gusta más Clavos rojos que La reina de la Costa Negra, siendo los dos muy buenos.

      Eliminar
  2. ¡Hey! Que he venido al Laberinto Mortal a tener una horrible muerte fruto de mis pobres dotes de decisión, no a que se juzgue mi catadura moral. Así que me sé de un enano que va a sacar una carita triste o enojada cuando toque la evaluación general de la experiencia.
    En fin, no seremos epilépticos fotosensibles, pero creo que tampoco somos polillas. Así que a seguir por lo oscurito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si sobrevivís a la Prueba de los Campeones, os pasaré una encuesta de satisfacción.

      Eliminar
  3. Vaya! Que Chasco más chusco! Y sin llevar un chubasquero.

    Me podéis enviar las collejas a casa...

    Síganos con nuestro periplo aventurero y nos metemos en la luz, a ver si sirve de ducha limpiadora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que algún servicio encuentro que pueda repartir collejas a domicilio. Dame tiempo.

      Eliminar
  4. Es de suponer que los velociraptores que se escaparían y luego irían a por la gente de las vías, o sea que realmente tampoco los estaríamos salvando, o sea que el dilema no cambia mucho, si queremos que muera el mínimo número de gente, la mejor opción sigue siendo intervenir, aunque luego pasemos de ser meros espectadores a ejecutores, el cargo de conciencia debería ser menor.

    Yo de hecho haría que los votos de Twitter contaran aún menos, un 25% por ejemplo.

    No parece una lección moral muy buena para los niños mostrar que se consiguen mejores cosas insultando que alabando. Cada vez me cae peor el señor Livingstone.

    ¿Soy el único que no conoce el chiste del cura y el leproso?

    La tendencia natural es a explorar, manosear todo lo posible, y rapiñar todo lo que no esté anclado al suelo, pero como no veo que provecho podríamos sacar de un haz de luz opto por rodear la luz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El de antes era yo, que no se porqué me ha puesto como anónimo...

      Eliminar
    2. La variante del dilema del tranvía no es tan sencilla. Es cierto que los velociraptores podrían atacar a la gente que está en las vías (ningún dinosaurio dice que no a un bufé libre), pero igual de cierto es que podrían asustarse y salir por patas. Incluso si atacasen, quizá no matarían a tanta gente como el tranvía, solo la suficiente para saciar su apetito. En definitiva, se podrían evitar "x" muertes seguras a cambio de "y" muertes probables.

      El chiste del cura y el leproso es buenísimo, qué lástima que no lo conozcas.

      Eliminar
  5. Los riesgos de la democracia, al menos pude llenar de improperios la dignidad del barón y quedar con la conciencia tranquila.

    Una luz intensa al final de un tunel oscuro, cualquiera diría que ya espiché. Como no parece ser el caso (todavía), pasemos de costado.

    ResponderEliminar
  6. Creo que ya he entendido como funciona esto. Camino hacia la luz asegurándome de que primero la insulto muy fuertemente.

    ResponderEliminar
  7. 😂tenía razón cuando dije que pasaba de entrar en esa habitación
    Me ha gustado su insulto, sabandija asquerosa😂 faltaban petardos o palomas volando
    Yo iría directa hacia la luz, igual es un ascensor a lo StarTrek

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, una conocedora de los clásicos. Me alegro de que la referencia no haya pasado desapercibida.

      Eliminar
  8. Ir hacía la luz, suena a muerte. Mejor, intentar evitarla!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si aquí hubiera posibilidad de muerte súbita, os habría dado indicaciones más claras para evitar vuestro trágico final. Confiad en mí. De momento.

      Eliminar
  9. Tiene mala pinta eso de acercarse hacia la luz, me suena igual de seguro que asomarse por un barranco a ver cuánta caída hay.

    Como sólo mi cobardía supera a mi avaricia, prefiero "contemplar" el haz luminoso desde un sitio seguro y apartado, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero si no te asomas al barranco, ¿cómo vas a descubrir el saliente en el que está la entrada de la cueva del tesoro?

      Eliminar
  10. Mira tú qué amargado el enano éste, y eso que lo tienen empleado con unas condiciones que ya quisieran muchos. Por otro lado, ¿por qué demonios deberíamos ir por ahí alabando a un tipejo que no conocemos de nada y al que no le debemos nada? ¡Normal que no nos respeten!

    En la situación en la que ahora nos encontramos voto por no ponernos bajo la luz. Un gran sabio dijo que nunca debe uno ponerse bajo un foco sin tener un buen espectáculo preparado.

    Me lo acabo de inventar pero es una metáfora muy práctica para evitar situaciones vergonzosas que nos condenen al ridículo y a la mofa incluso mucho tiempo después. ¿Os imagináis que al ponernos debajo aparece un montón de gente abucheándonos y tirándonos comida y cachivaches desde una grada para causarnos daño emocional (y puede que físico si apuntan bien)? Oh, cruel barón, retorcidas son tus trampas.

    Bordeemos la luz con mucho cuidadito, no sea que a esas caras les cambie el buen humor y nos muerdan o nos chillen en el oído.

    Cerdito Malva se suma a esta decisión y pregunta qué hubiese ocurrido si en la entrada anterior hubiéramos dicho lo contrario a lo que dijimos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo más importante es que os respetéis a vosotros mismos.

      Responderé a la pregunta de Cerdito Malva en la próxima entrada, pero os habéis perdido algo bueno.

      Eliminar
  11. Me pongo mis gafas de sol y hacia la luz, siempre hacia la luz. Suena a desenlace fatal, así que no creo que lo sea.
    ¿Verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me habría encantado describir esa escena. ¿Qué hay más chulo que calarse unas Ray-Ban Wayfarer y caminar hacia la luz? Pero ya no podrá ser.

      Eliminar
  12. ¡Brujería! Creo que es mejor no meterte de cabeza en algo que no comprendes, así que opto por rodearlo, aunque eso pueda significar comerse una trampa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora no voy a poder evitar imaginaros gritando "¡Brujería!" cada vez que os crucéis con cualquier cosa que no comprendáis.

      Eliminar
  13. Pues aunque tiene pinta de que se lo está pasando muy bien las caras flotantes del haz de luz realmente me dan mal rollo. Voto por rodear sin tocar aunque haya que pegar el culo a la pared y contener la respiración.

    ResponderEliminar
  14. He visto hace poco el trailer de una peli nueva de terror que estrenan este año, Smile, por lo que mi confianza hacia gente sonriendo de manera exagerada y enfermiza ha descendido un 200 por 100, voto por rodear la luz y no tocarla ni con un puntero laser.

    ResponderEliminar
  15. Rebolo McAnónimez30 de junio de 2022, 3:33

    Habría podido soportar haber enfadado al enano, pero no haberlo decepcionado. Seguro que se esperaba algo mejor de nosotros. Mejores palabras malsonantes al menos.

    Ahora que ya corre el rumor de que somos unos pelotas lameculos no podemos permitirnos que nos excluyan de las conversaciones que dan risa. A este ritmo nadie nos invitará al baile de fin de curso.

    Caminemos hacia la luz a ver qué se cuenta. Con suerte no será un rayo con mala UVA ni luz ultraviolenta. ¿Serán los juegos de palabras flojillos de lo que se están riendo? Lo dudo mucho.

    ResponderEliminar
  16. No estoy seguro de que nuestra anterior elección fuera un error.
    Por experiencia propia (como ya comente soy el tipo que les recibió en la ventana en versión realidad real). De haber insultado y usar palabras malsonantes, habría sacado una hoja de reclamaciones para que la rellenaras (oficial por supuesto que para eso formamos parte del funcionariado publico), la cual te habría tocado rellenar (y te recuerdo que no había mesas ni sillas, así que en el suelo), una vez rellena te tendría esperando entre media hora y un lustro (dependiendo de como tenga el día). una vez recogida tendrías que esperar a que la respondiera (en un plazo aproximado de 3 meses).
    Con suerte cuando te dieras cuenta de mi trampa y salieras de la habitación (si no has muerto antes de hambre) ya alguien habría ganado la prueba o el conde se habría gastado el dinero del premio por que nos habría dado por muertos.
    Mi voto es por no ir a la luz, la gente que se ríe sin motivo suele ser chunga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Votaste fuera de plazo, qué lástima. Pero no te preocupes, porque no hubiera cambiado el curso de los acontecimientos. Lo habría hecho, eso sí, si te hubieses inclinado por la otra opción. Tanto poder asusta, ¿eh?

      Eliminar