11 de junio de 2022

Jugad conmigo a 'Deathtrap Dungeon' ('Laberinto Mortal') (11)

Cuesta creerlo, pero habéis elegido obrar con prudencia y no beber del cáliz. Va a ser cierto que nadie prueba la profundidad de un río con dos pies. Solo espero que este cambio de actitud no sea indicativo de que os habéis vuelto unos muermos. Recordemos que esto es un librojuego, no un simulador de paseo. Sería aburrido si siempre salierais pitando a la menor señal de peligro.

Reconocéis la bebida que contiene el cáliz.

"¡Es Loca-Cola® Cherry!", exclamáis.

Cómo para no reconocerla. Cuando estabais en el templo, bebíais a razón de medio litro diario para manteneros despiertos durante las lecciones de los monjes. Luego decidisteis que preferíais conservar los dientes.

Sin embargo, las burbujas con forma de calavera delatan que no se trata de una Loca-Cola® Cherry normal, sino de la edición especial UNDEAD. Esta edición, poco conocida por el gran público, se comercializó exclusivamente entre el año 279 y el año 281 para celebrar el Samaín, que, según la tradición druídica, significa tres cosas: el fin de la cosecha, la transición al año nuevo y... ¡¡¡LA APERTURA DE LAS PUERTAS DEL INFRAMUNDO!!! Os parece recordar que el fabricante tuvo que retirar la bebida cuando se descubrió que uno de los ingredientes de su fórmula secreta eran las almas de bebés nonatos.

Aunque las implicaciones morales de consumir espíritus de inocentes os inquietan y además no son pocos los clérigos que desaconsejan el consumo de bebidas azucaradas (porque no se conoce ningún hechizo que cure la diabetes), la Loca-Cola® está lejos de ser una bebida letal.

Lo que sí os mosquea es el hilo de alambre, tensado al máximo, que está atado al cáliz, casi pegado a la base. 

¿No mencioné ese detalle en la entrada anterior? Qué despiste más oportuno. Je, je, je, je.

El cable pasa por encima de la mesa y desaparece por debajo del mueble. Movidos por la curiosidad, os agacháis para comprobar a dónde va. Dais un respingo al toparos con una ballesta armada oculta bajo de la mesa, apuntándoos a lo que habría sido vuestra entrepierna si estuvierais erguidos. El cable está anudado al gatillo, por lo que el más ligero movimiento del cáliz provocaría que el arma se disparase. Qué ingenioso es ese barón.

"Qué c*****", decís.

Sí, eso también.

Aunque el cáliz quedaría magnífico al lado de vuestra colección de vasos de festivales de rock, preferís no trastear con la trampa. Además, algo os dice que el cáliz no es uno de los objetos que necesitáis para superar el Laberinto Mortal. Ese algo soy yo. Vamos ya por la entrada número once y he tenido una semana dura. No estoy para sutilezas.

Os despedís del difunto bárbaro palmeándole la nalga del tatuaje (podíais daros el gusto) y abandonáis la sala. Ya iba siendo hora, ¿no os parece?

Camináis hacia el oeste hasta que el pasadizo se bifurca a izquierda y derecha, en dirección sur y norte, respectivamente.

Voy a dar por hecho que estáis dibujando un mapa. Si esperáis que lo haga yo, vais listos. Ya me lo curré bastante en la Mansión Infernal y mirad de qué os sirvió mi ayuda.

En el cruce de caminos hay más huellas. Así a ojímetro, diríais que pertenecen a tres pares de calzados distintos. Las huellas provienen del túnel que va al sur y se dirigen hacia el norte. Deducís que, si fuerais hacia el sur, en algún momento acabarías llegando a la bifurcación donde había una flecha pintada. Pero volver atrás no tiene sentido.

"Retroceder nunca. Rendirse… a lo mejor", os decís.

Así pues, seguís las huellas hacia el norte. Para matar el tiempo, podéis tararear una canción por el camino.

"¡Aaah! ¡Vamos a palmaaar!".

Ese es vuestro grito de guerra, no una canción. No lo malgastéis.

El pasadizo os conduce hasta una caverna grande y oscura. El ambiente es seco, y el rastro de pisadas se pierde. ¿Déjà vu?

En el centro de la caverna, sobre una peana, hay una enorme estatua de bronce, tan alta que casi roza las estalagmitas del techo (también conocidas como estalactitas). La figura representa a un hombre calvo y orondo sentado con las piernas entrecruzadas. Durante vuestra estancia en Fang, habéis visto a varias personas sentarse en esa misma postura, incluso en mitad de la calle. Le llaman "postura del loto", y dicen que ayuda a meditar y equilibrar el aura. En el templo en el que os criasteis, los monjes usaban un invento revolucionario para sentarse: sillas; y después de estar cinco minutos sentado en ellas no os entraban tremendos calambres en las pantorrillas.

Observáis que los ojos de la estatua emiten destellos verdes. La mandíbula se os descuelga. ¡Son esmeraldas! Y de buen tamaño, al menos tan grandes como vuestro puño.

Cerráis la boca antes de que os entren moscas. Ya habéis consumido suficientes proteínas esta mañana.

¿Y si los "objetos diversos" del mensaje de Sukumvit fueran piedras preciosas? Buscar piedras preciosas es un cliché del género fantástico, pero Ian Livingstone no aspiraba a romper moldes.

Flanqueando el ídolo hay dos flamencos disecados. Me refiero a los pájaros, no a bailaores gitanos ni a señores de Flandes. Son rosas, tienen el cuello y las patas muy largos, y suelen encontrarse en aguas poco profundas. Ya sabéis: flamencos. La única peculiaridad de estos es su inmenso tamaño. Erguidos miden casi tanto como la estatua. Debían de alimentarlos con alpiste ultravitaminado cuando estaban vivos.

Detrás del ídolo, otro túnel continúa hacia el norte.

No prestéis atención a la joya de la frente. Es una licencia artística del ilustrador.

¿Qué vais a hacer?

  • Encaramaros al ídolo y robar las joyas. Bueno, no robar. Robar es una palabra muy fea. Vuestra intención es tomarlas prestadas y custodiarlas hasta que alguien más alto y fuerte que vosotros os pida educadamente, a punta de cuchillo, que las devolváis. 
  • Ignorar el ídolo y seguir vuestro camino. Vosotros mandáis, pero no hay muchas maneras distintas en las que pueda escribir "camináis por un túnel".

Tenéis hasta el lunes 13 a las 12:00 CEST para votar. En Twitter podéis hacerlo aquí.

34 comentarios

  1. No quiero pecar de precavido, pero a riesgo que me digan "cobarde, gallina, capitán de la sardina", voy a seguir caminando por el túnel. Un cáliz con un líquido chungo apesta a trampa, pero es que una estatua con dos esmeraldas en los ojos siempre ha sido una trampa, sin excepción alguna, en el 100% de las películas de aventuras hay trampa, en el 100% de los libros de aventuras hay trampa, en el 100% de los juegos de aventuras hay trampas, en el 100% de los... bueno, se ha entendido el concepto, ¿no? Que es una trampa ¡Leñe! Ahora, si me disculpa, voy a seguir paseando tranquilamente por el túnel norte como un jubilado en una fresca mañana de inicios de primavera.

    PS: ¡Os dije que el cáliz era una trampa! No veas lo a gusto que me he quedado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caballero, dejeme felicitarlo por conseguir dejar finalmente el viejo hábito de segundear.¡chapeau!

      Eliminar
    2. aninimo le fantastique12 de junio de 2022, 0:49

      Permitame felicitarle por su esfuerzo y empaño, dignos del mejor de los caballeros, por recuperar su posicion en los comentarios. Tal logro digno de un Aquiles o un heroe de tiempos preteritos estoy seguro de que a sido conseguido con tenacidad, paciencia y algo de suerte, asi que ¡Bravo!

      Eliminar
    3. En el Laberinto Mortal a veces no se trata de esquivar trampas, sino de sobrevivir a ellas para obtener algo a cambio. Meditadlo mientras vuestros compañeros mueren por haber caído en una trampa mortal.

      Eliminar
  2. Después del fiasco del cáliz, el fulgor verde de las esmeraldas vuelve a despertar mi instinto de aventurero-rapiñero. Además, siguiendo el esquema que llevamos hasta ahora: vaso= trampa obvia que no era tal, cáliz= trampa obvia que si lo era, ídolo= trampa obvia que toca que no lo sea ¿o si?... (Señor Livingstone, es usted diábolico).
    Bueno que aquí hemos venido a jugar y, como bien nos has recordado no tenemos solo que pasear (aunque se llame "El Paseo"), así que elijo la caja sorpresa. ¡A por las esmeraldas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si alguien encuentra un patrón en las trampas, soy todo oídos.

      Eliminar
  3. En fin, vamos a por las esmeraldas, como mucho las estatuas cobraran vida y nos atacaran y creo que estamos preparados para ellas, al fin y al cabo somos un avezado barbaro ante el cual mas de un millar de enemigos han sucumbido bajo el filo de nuestra espada, o me estoy imaginado yo eso ultimo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sois ningún bárbaro, pero una vez os caísteis encima de un hormiguero y probablemente matasteis muchas hormigas por accidente mientras os revolcabais pegando gritos.

      Eliminar
  4. ¿Quién es el decorador de interiores de este antro que se empeña en que todos los espacios de este laberinto parezcan una trampa mortal? Aunque siendo honestos, llegar a una habitación con un aire acondicionado, una poltrona mullidita, música ambiental relajante, con una conexión a Internet excelente y una mesa con bocadillos gratis también me parecería una trampa mortal. Además, se ve que nadie más ha optado por realizar el "préstamo", y me da cosa ser el que dañe el mobiliario del pobre barón.
    Así que a lo que hemos venido: a pasear, saliendo pitando porque existe la menor señal de peligro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Rayos! Había olvidado por completo lo del pergamino y sus símbolos jerogíficos (a lo comic: Veáse "Jugad conmigo a 'Deathtrap Dungeon' ('Laberinto Mortal') (8)") que han mencionado otros. ¿Es tarde para cambiar de opinión? Digamos que de repente las voces en mi cabeza (creo que las llaman "conciencia") me lo han recordado.

      Eliminar
    2. Nunca es tarde para cambiar de opinión. Excepto el lunes a partir de las 12 del mediodía. Entonces ya será tarde.

      Eliminar
    3. En ese caso voy a desandar mi paseo e ir a por... esa joya en la frente. ¡Ah!, que te has prevenido en la descripción.

      Eliminar
  5. ¿Tendrán algo que ver los jeroglíficos del pergamino de los calzones del bárbaro? Si la vista no me engaña hay una advertencia por veneno... o es un alien?

    De todas formas soy muy avaro para pasar sin mas, los flamencos tienen mala cara pero me da igual. Voy por las esmeraldas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El narrador omnisciente tiene mala memoria y no recuerda ningún jeroglífico con pistas vitales.

      Eliminar
  6. A ver... Que esto no es un simulador de paseos! Vale que cuando nuestro estimado narrador se ha esforzado por sugerirnos sutilmente que tomarse un bebedizo burbujeante le hayamos hecho caso (que si no este experimento hubiera durado lo que un donut a la puerta de una comisaría americans) pero en algún momento deberemos hacer ALGO. Además imaginaria nuestra cara cuando al final del Dungeon hasta un hueco para las esmeraldas, pero para el cáliz, pero para... yo que se, un palillo con restos de sarro... y nosotros nos presentemos con las manos vacías.
    Vamos a sacarle los ojos al buda este de pacotilla!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese final que planteas sería anticlimático. Desde luego es mejor que hagáis todo lo posible por evitarlo.

      Eliminar
  7. Voto por arramplar. Nos llevamos las esmeraldas y lo que se tercie 👌

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Lo que se tercie? Un respeto a este ídolo sagrado, por favor.

      Eliminar
  8. aninimo le fantastique12 de junio de 2022, 0:32

    Saludos a todos.
    Una pequeña cuestion, Sir brocha.
    Estoy seguro de que alguien de su linaje no nos engañaria omitiendo detalles que aparecieran en el libro que pudiesen darnos una pista sobre la peligrosidad de un objeto ¿verdad?. Asi que asumo que el detalle del cable es de su cosecha para dar "sabor" al relato.¿correcto?.
    En cuanto a nuestro avatar , las buenas costumbres exigen que trate de comprobar la solided con que estan sujetas las esmeraldas a la cara de la estatua.
    Sin embargo ciertos jerogliflicos encontrados en un sitio poco higienico me hacen pensar que en esta ocasion es mejor votar por la prudencia.
    Ademas debemos sumar el hecho de que tres pares de pisadas pasaron por aqui e hicieron caso omiso de las esmeraldas. Asi que me hace pensar que en este caso las esmeraldas son irrelevantes.
    Asi que en esta ocasion no hare caso de las mejores tradiciones de un caballero y voto por continuar nuestro camino

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay ningún cable en el librojuego, no. Pero si lo hubiera habido, Ian Livingstone tampoco lo habría mencionado. Lo que hay es "un mecanismo que suelta un dardo desde una de las patas de la mesa". Y de su existencia solo te enteras si levantas el cáliz para beber de él. Me tomo algunas libertades.

      Eliminar
  9. Esas esmeraldas están diciendo cógeme. Eso sí, yo iría solo a por la del lado izquierdo. En la ilustración brilla más, el flamenco de ese lado parece más simpático y tenemos un jeroglífico con una calavera pintada debajo de un ojo derecho.

    ResponderEliminar
  10. Está claro que si queremos lograr superar el laberinto vamos a tener que exponernos y arriesgarnos más de una vez. Voto por trepar a la estatua y agarrar las esmeraldas. ¿Son realmente piedras preciosas los objetos a encontrar como nos sugiere el texto del Sr Brocha? En cualquier caso, saquear todos los tesoros es lo que se espera de cualquier aventurero.

    ResponderEliminar
  11. La estatua casi nos está guiñando un ojo, así que propongo una "redistribución de la propiedad ajena". ¡A trepar por esas lorzas!

    ResponderEliminar
  12. Hombreee, ¡pues elijo robar las joyas, por supuesto!

    No puedo evitarlo, me pierde todo lo que no es mío. Por cierto, mi psicosis me avisa de que es posible de que ahora sea el momento de leer el pergamino misterioso que encontramos dentro del tanga de cuero de Gorth. Para los olvidadizos, era este:

    👁 👁

    ♢ ☠

    Como no me gusta nada la pinta de la calavera pirata de la derecha, yo por si acaso primero treparía por la parte izquierda de la inmensa apropiación cultural que es este Buda. Honestamente, morir siendo pisoteado por un flamenco disecado gigante no hay forma de que quede bien escrito como un epitafio, así que prefiriría evitarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ir un paso por delante. Me gusta. Los flamencos te matarán el último.

      Eliminar
  13. Iba a esperarme para votar la última pero yo diría que ya es hora. La gente está eligiendo qué pedrolo trincar ¡y yo también quiero! Y elijo el izquierdo por nada en particular, guiño, guiño.

    Cerdito Malva ha sido claro e inflexible al respecto: a Buda no se le roba. Que eso no trae nada bueno, por muy profano que sea el lugar y quien lo colocó allí. Que enfurecer a Dios está mal y blablabla. Que además los que iban delante pasaron del tema y que por algo sería. Como si ése tuviera que ser Buda por la fuerza y no un monumento a un gordo cualquiera al que le gusta mucho la ornitología y llevar las bolsas de la compra colgando de las orejas. Mi conclusión: excusas de cagueta.

    Veamos qué hay más, ¿cleptómanos o cobardes? Pronto lo sabremos.







    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienen pinta de que va a triunfar la cleptomanía. Eso además explicaría porque hay siete saltos de línea al final de tu comentario: te han robado las frases que iban ahí.

      Eliminar
  14. Rebolo McAnónimez13 de junio de 2022, 2:33

    Si esto fuese un Zelda al entrar a esta parte de la mazmorra estoy seguro de que escucharíamos una campanilla, un "Hey, listen!" y saldría un cuadro de texto con la palabra "esmeraldas" resaltado en verde acompañado de un zoom a las susodichas.
    Como diría Link: " Hu! Hoooop! Haaaaah! Iaaaah!" (A por esas rupias!).

    Aparte de eso parece buen momento para resolver la sección de jeroglíficos del periódico de hoy. Lo de empezar por el ojo izquierdo como mencionan arriba parece buena idea. Sólo esperemos que Gorth no tomara la imagen usando la cámara selfie.

    Y si todo sale mal, bueno, ¿a quién le gustaría perderse una batalla épica contra dos flamencos disecados revividos o un Buda pariente de Ten Shinhan (/Tensián/)?

    ResponderEliminar
  15. Encaramaros al ídolo y robar las joyas.

    Hora de usar esto:

    👁 👁

    ♢ ☠

    Pero sólo la izquierda, y no por ser políticamente de ese lado, si no, por el pergamino.

    ResponderEliminar